Con una extensión de 109,801 ha., es considerado el cuerpo de agua más grande de México. Entre sus atributos se destacan la presencia de prestadores de servicios que le proporcionarán el equipo necesario para realizar prácticas de vuelo en parapente, con instructor, o en kiteboarding (en tablas de surf unidas a una vela), para desatar la adrenalina en increíbles saltos sobre el agua.

Es una de las principales áreas naturales protegidas de Jalisco, que cuenta con un total aproximado de 139,500 ha. de bosque de pino y encino, en las que también es posible encontrar importantes ejemplares de vegetación de selva caducifolia, como helechos, y algunas especies de mamíferos, aves y reptiles.

Se trata de concientizarte y estar en contacto con la naturaleza por medio de la caminata y la meditación a través de distintas técnicas que incluyen, la respiración, movimientos del cuerpo y la relajación de la mente llevándola a lugares desconocidos para ella. 

El recorrido para llegar es realmente toda un aventura que además cambia dependiendo de la época del año, así como en diciembre la neblina y el frio lo convierten en una exploración que asemeja el descenso a una dimensión nueva, en verano la lluvia lo convierte en un descenso de sobrevivencia, no hay vehículo que pueda contra el resbaloso barro de la barranca del rio Verde.

Cuándo de senderismo hablamos, cerca, bello y con momentos de contemplación, es inevitable recordar Huaxtla ubicado al norte de Guadalajara por un pequeño arroyo que irónicamente se llama Arroyo Grande, caudal de agua insistente que a través de los años ha  ido cavando las rocas profundas

Por los altos de Jalisco, pasando Lagos de Moreno, rumbo a San Luís Potosí, se encuentra la Presa del Cuarenta donde Andrés Rodríguez fundo un parque de deportes Xtremos, pero decirlo suena sencillo, realmente no escatimo a la hora de hacer un parque de lo mejor.

Tiene dos tirolesas, que pasan cruzando las presa de lado a lado, puentes movedizos que hay que cruzar, barrancas y cañadas espeluznantes, rutas de escalada por las rocas altas, remo y canotaje.

A una hora de camino pasando Tehuchitlán encontramos el poblado de Ahualulco del Mercado, pueblo emblemático durante la guerra cristera, por el cual llegamos a las famosas Piedra Bola, un yacimiento natural de piedras en forma esférica, que parecieran haber sido talladas por algún escultor perdido en la montaña.

Históricamente fue el escenario de la primer derrota del ejercito insurgente comandado por el cura Miguel Hidalgo, además de la carga emocional que esto pueda traer consigo, actualmente tenemos una reserva ecológica en honor al bicentenario de la Independencia de México, este lugar además de tener la estela de luz y el lago artificial, tiene zona de camping y deportes extremos.

Aquí se puede planear todo un recorrido de aventura que te dará otra imagen del lugar donde cayeron cientos de mexicanos en búsqueda de una patria nueva.

Un camino enredado, sólo para conocedores. Dentro del bello Bosque de la primavera y haciendo uso del conocimiento sobre el terreno se llega  a las instalaciones de las válvulas geotérmicas perforadas desde 1978 al 89. Lugar que ayuda a la concientización sobre el uso de la energía, además de que por medio de una caminata no muy larga se puede llegar al rió de agua caliente que se presta para pasar una tarde agradable.

Además de ser considerado patrimonio de la UNESCO por su hermoso paisaje Agavero el volcán de Tequila ofrece una amplia gama de experiencia. Desde los observadores de la naturaleza que incluye su muy variada vegetación y fauna, retos físicos al ir ascendiendo, espacios con una vista inigualable para el descanso, en si es un terreno fértil que además de ser cuna del internacional Tequila nos dejará una experiencia única en su recorrido.

Se recomienda como en todas nuestras excursiones ropa cómoda, abundante agua y un refrigerio leve. Nuestro impacto debe de ser el mínimo, las mismas recomendaciones que en todos nuestros recorridos previos. Aquí  además se tiene la oportunidad de jugar el papel de arqueólogo, ya que la infinidad de vestigios que hay alrededor nos permiten dejar a la imaginación viajar a tiempos  inexplorables.

Llegando desde la entrada que esta por prolongación Mariano Otero, el Poleo es un refugio ubicado no muy lejos de la ciudad. Aquí no hay coches, no hay luz, no hay ruido, no hay nada. Sólo hay paz, árboles, viento, nubes, hay montañas, volcanes y piedras. Además de unas cuantas matas de poleo (planta hermana de la hierbabuena, la albahaca y la mejorana).

Mejor lugar no podíamos encontrar para pasar una noche de campamento a la luz de la luna, conviviendo entre conocidos y nuevos conocidos costumbre que poco a poco vamos perdiendo por el uso desmedido de las redes sociales.

Un recorrido que nos recuerda lo simple y hermosa que puede ser la vida si recordamos nuestros orígenes y damos tiempo a encontrarnos con  nosotros mismos de vez en cuando.

Además de la tan conocida zona de comida que es un buen pretexto para reunirse con amigos a pasar una tarde agradable, la presa de La Vega es hogar de sin numero de especies de aves y vegetación que nos dan un paraíso pequeño no muy lejos de nuestra querida ciudad.

El senderismo además de los retos físicos que nos puede presentar también es amigo de las caminatas en paz, de esos espacios en el tiempo que uno regala al autoconocimiento y la contemplación de los lugares bellos.

Un lugar que además de ser un marco perfecto para cientos de fotografías también te regala un espacio para distintas actividades, como la práctica de artes marciales, deportes recreativos y meditación por medio de yoga.

Es un lugar frecuentado por aficionados al tracking, donde podrá disfrutar del gran paisaje que ofrecen los 500 m de profundidad de una barranca por la que transita el río Santiago y su afluente, el río Verde. Cuenta además con un Santuario para la Preservación de la Vida Silvestre, que abarca 40 ha. de bosque que alojan a más de 360 especies animales.

Localizado cerca de la hacienda de Monticello, llegamos al sendero que nos transportará a nuestro destino, dónde bien se dice que el viaje está en saber disfrutar el camino, la caminata no es muy larga y hay que ir disfrutando los alrededores:

Los robles, los encinos, las flores, las piedras, la fauna, además de ser un lugar donde abundan los sapos. Es increíble pensar que a unos cuantos minutos de nuestra gran ciudad se encuentre este lugar tan lleno de vegetación y naturaleza dispuesta a ser admirada y respetada.

En el ir y venir de la ciudad nos olvidamos de la existencia de lugares hermosos dentro de la metrópoli, más allá del trafico, el trabajo, las compras, y demás actividades de la vida diaria.

Suscribete a nuestro boletín si deseas recibir información de nuestros viajes a tu mail